Luego del escándalo por la performance en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, el Gobierno porteño anunció que “Victoria Otero, gerente de Museos de la Ciudad y responsable de esta programación, ha decidido dar un paso al costado en sus funciones”.

En paralelo, acusaron que los artistas involucrados nunca advirtieron en el proceso de selección el tipo de contenido que finalmente mostrarían en la obra.

“Si bien hubo múltiples instancias de conversación entre el equipo de curación y la compañía, donde se definió la locación del Museo Fernández Blanco porque los artistas requerían interactuar con instrumentos barrocos, no existió referencia alguna de que la obra debiera tener restricción de edad y que habría utilización de lenguaje explícito”, detalló el comunicado de las autoridades porteñas, que agregaron pedidos de disculpas y aclararon que no avalan dihco contenido.


 La polémica se desató luego de que en las redes sociales se divulgara un video de la ópera barroca llamada “Sirenas en jardines electrónicos” en los jardines del Palacio Noel, sede del museo ubicado en Retiro.

“¿Qué importa la pobreza cuando tenés la p… bien dura? ¿Qué importa la pobreza cuando tenés la cola hambrienta?”, fue una de las frases que se le escucha decir al cantante mientras de fondo se ve a grupo de personas bailando semidesnudas.

Según el Gobierno de la Ciudad, “el proceso de selección fue realizado de la misma forma que se presentan todos los proyectos artísticos culturales. La Ciudad de Buenos Aires programa más de 200 actividades culturales públicas todas las semanas en sus más de 80 espacios culturales distribuidos en todas las comunas”.

Además, contó que “fue seleccionada en la convocatoria abierta federal realizada en 2022 por la Dirección General de Museos del GCBA”.

Por último, desde el área cultural del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta emitieron “un sincero pedido de disculpas a los asistentes, a la Fundación de Amigos del Museo, y a quienes se hayan sentido ofendidos” e indicaron que “la Dirección General de Museos no avala ni promueve esta clase de espectáculos que puedan herir u ofender la sensibilidad de muchas personas”.

De esa forma, anticiparon que “se reorganizarán procesos y se redefinirán responsabilidades en cuanto a las programaciones artísticas”.

 

MDZOL

Más noticias