El intendente de Cafayate celebró el inicio del gran festival que reúne a miles de salteños y turistas, cada vez vez es un evento más convocante. Pero, parece que celebro de más y dio bastante de qué hablar. Mientras una gran cantidad de locales no tienen un buen pasar económico, el se daba sus propios agasajos privados.

Fernando Almeda, el jefe comunal de Cafayate la habría pasado bomba, y en el buen sentido. Según una fuente cercana, repartió invitaciones para personas de su séquito privado, entre ellos funcionarios del gobierno de Salta. Comieron y bebieron de todo, una realidad que dista mucho de los lugareños.

La ciudad de Cafayate tiene miles de ciudadanos con escasos recursos económicos, a duras penas pueden llegar a fin de mes y algunos ni siquiera pueden tener el pan de cada día. El intendente celebró inflando el pecho un gran evento a nivel nacional que no tiene nada que ver con los cafayateños, que no se pueden simple lujos como un buen plato de comida o ropa para vestir.

Según se pudo saber, el intendente Fernando Almeda rompió el chanchito para agasajar a todos sus “invitados especiales”, con un gran banquete: asado y bebidas varias. Grandes lujos que están muy lejos de cómo viven los ciudadanos de la ciudad en la que él está al frente y que indignó a muchos.

.

Exit mobile version