Una startup cordobesa, ideada por un grupo de exinvestigadores del Conicet, se expandió por fuera de las fronteras argentinas y abrió oficinas en Nueva York, donde busca consolidar su objetivo de determinar la mejor terapia contra el cáncer para cada paciente y aumentar la tasa de éxito en el desarrollo de nuevos medicamentos para la enfermedad.

Gracias a fondos de inversiones para empresas biotech, OncoPrecision, una empresa biotecnológica que desarrolla screenings o métodos de detección sistemática con células de pacientes apelando a la “toxicidad selectiva”, llegó a Estados Unidos y avanza en la realización de un ensayo que le permita pasar de la etapa de investigación a la práctica.

“El principal objetivo de OncoPrecision es evaluar cuál es la mejor terapia que se le puede dar a un paciente antes de que comience a ser tratado. Hacemos un rastreo entre todas las drogas existentes y aprobadas, adaptado a la realidad de cada lugar”, aseguró Gastón Soria, exbecario doctoral de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y director científico de la startup que hoy tiene 26 empleados y cofundó junto a Candelaria Llorens, Gerardo Gatti y Tarek Zaki.

“Lo que hacemos es exponer al mismo tiempo varios tipos de células -malignas y normales- de una muestra a distintas drogas, para detectar cuán activa y tóxica es cada una y poder elegir la mejor para ese paciente”, añadió Soria, según consignó la agencia CyTA Leloir.

El investigador aseguró que “hay que sacarse los anteojos” al momento de pensar que a todos los pacientes con un determinado tipo de cáncer hay que darles el mismo tratamiento inicial o de segunda línea.

Estas células buscan engañar a las células malignas de manera de que se comporten como si estuvieran en el organismo del paciente.

EL ECONOMISTA

Más noticias