A pesar de que el BCRA vendió US$ 100 millones en el mercado cambiario, no pudo frenar a los dólares libres, que volvieron a subir, con muchos inversores bajándose de los bonos, esperando cobrar pesos para pasarse al dólar hacia afuera (el CCL) o hacia adentro (el MEP), en una licitación que se hará el viernes próximo y que genera bastante inquietud.

El desafío del llamado para conseguir pesos y pagar vencimientos el viernes no es tan inquietante, ya que ese día hay vencimientos por $231.000 millones. Pero tras el canje de deuda realizado el jueves pasado por dólares duales carísimos con vencimiento en junio, julio y septiembre próximos, aún quedan vencimientos por cubrir por nada menos que $ 810.129 millones en los próximos 46 días y entre los tenedores de esos papeles está el Fondo Templeton, que ya anunció que se va, que no quiere seguir perdiendo dinero en Argentina.

Sin contar con los $9 billones que el BCRA le debe a los bancos en Leliq y pases, el vencimiento que debe enfrentar el Tesoro hasta fin de año es enorme, pero es relativamente chico si se mide con lo que viene después: en enero vencen bonos por $1,1 billones, en febrero $1,2 billones, en marzo $ 1,2 billones, en julio $1,6 billones y en agosto $2,2 billones, momento en el que deberán hacerse dentro de 39 semanas las PASO. Y los que tienen algún temor ya deben saber que como casi toda la deuda en pesos ajusta por inflación o por tipo de cambio, en los próximos once meses hay vencimientos por más de $10 billones, equivalentes a unos US$ 33.350 millones.

EL ECONOMISTA

Más noticias